Mis dos luceros

Hace unos dos años aproximadamente, acudí a rezar a Sor Angela, a pedirle que me ayudara porque tras diversos intentos de quedar embarazada, no lo lograba. Tenia muchas ganas de ser madre pero no lo conseguía y me empecé a plantear si debía seguir adelante, resignarme o que Dios me mostrara otro camino.

Aquella tarde, me arrodillé ante Ella y le pedí que me mostrara el camino, al poco tiempo quedé embarazada.

El día que me confirmaron la noticia y acudí a la oficina de mi marido en el centro de Sevilla para decírselo, unas Hermanas de Sor Angela de la Cruz, se cruzaron en mi camino, les pedí una estampa, (que llevaba la oración detrás impresa), y desde aquel día, durante los 9 meses del embarazo, le rezé cada noche, cada día, y tras esos 9 meses, nacieron mis dos hijos: niño y niña: mellizos.

Con independencia de la medicina, yo sé que el embarazo de mis hijos y su nacimiento ha sido un milagro, y que Ella intercedió por mi, ante Dios.

Ahora sólo vivo cada día para dar gracias a Dios y nuestra Madre por su regalo, y unos de los principales valores que aspiro a inculcar a mis hijos, es la Fé, educarles en el amor y la fé en Dios, en el sentimiento de ayuda a los más necesitados.

Gracias, Sor Angela

__________________

Ana Vargas

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.